Proyecto Utopía















El proyecto Utopía, mi derecho a soñar, se concibe como una necesidad de exigencia inmediata. 



Tegucigalpa. 19 de marzo 2013. Museo para la Identidad Nacional
Intervención en el espacio  - sala del atrapasueños. En la exposición "La Alfombra" del artista visual Santos Arzú Quioto. Cerca de 500 personas atendieron la inauguración de la exhibición.


Documental sobre exhibición LA ALFOMBRA de Santos Arzú Quioto, con participación utópica de Imaginarius:


Talleres de participación cultural:

21 de marzo. En el Museo para la Identidad Nacional. 25 jóvenes estudiantes, de 15 -17 años de edad contagiados de utopía durante un taller de participación cultural.



18 de marzo. En la antigua penitenciaría, Tegucigalpa. 30 niños de 10 a 12 años de edad se contagian de utopía durante un taller de participación cultural.




23 de febrero. taller con 15 jóvenes artistas y gestores culturales, Tegucigalpa. Mujeres en las Artes.




Antecedentes
Tras la identificación de un importante vacío de utopías en la sociedad hondureña, en el año 2010-2011, Imaginarius realizó una consulta con actores sociales y culturales de dos ciudades de Honduras; con la misma, se pretendió realizar la relectura del término utopía y conocer acerca de los procesos para su construcción, tanto en hombres como en mujeres, fueran jóvenes o adultos. Tal estudio, además de confirmar la hipótesis planteada en relación al vacío de utopías, focalizó el problema hacia la juventud, en quienes la idea de construir futuro es aún más ausente que en los adultos.
Por otro lado, y debido a estrechas relaciones de colaboración desarrolladas con una artista danesa, Imaginarius sondeó la presencia de la utopía, en la agenda de la actividad cultural de algunas instituciones de Dinamarca, encontrándose que su vigencia es muy actual; no obstante existe también una preocupación, sobre la consciencia que tiene la juventud en relación a su compromiso con el futuro.     
En respuesta a lo anterior, Imaginarius decide activar desde las propias capacidades artísticas y creativas, una propuesta esperanzadora, capaz de dar optimismo especialmente a la juventud, repensando nuestro derecho a soñar y contrastando con diferentes realidades.



Descripción
El proyecto Utopía, mi derecho a soñar, se concibe como un espacio de intercambio, creación artística y participación cultural promovido por la productora escénica Imaginarius HN, en colaboración con Imaginarius DK, y la Asociación Mujeres en las Artes de Honduras.

El proyecto utópico, orientado hacia la valoración de la importancia de la utopía, en la construcción de sueños individuales y colectivos, apuesta por recuperar la confianza en el futuro, a partir de la reflexión y el compromiso.
El proyecto, explora contenidos utópicos en el arte contemporáneo hondureño y danés, como una fuente de enriquecimiento para la creación y realización de una pieza escénica. Re valora el derecho a soñar, como una acción inherente al ser humano, y necesaria para la realización de todos los talentos y capacidades creativas del mismo. Se enfoca particularmente en jóvenes, mediante acciones de participación cultural como talleres, diálogos y vivencias estéticas.

El Objetivo General del Proyecto utopía es
Promover la valoración de la utopía como el derecho que tenemos a participar en la construcción de futuro, despertando en la juventud, el interés y compromiso por sembrar sueños.



Componentes del proyecto:

El intercambio
Es un espacio de acercamiento, investigación, encuentro y reflexión con artistas nacionales e internacionales, que permite conocer la propuesta estética de los mismos, y cavilar sobre formas contemporáneas de concebir y expresar utopía, en contextos sociales diferentes.

Residencia en Dinamarca:







video


Intercambio con artistas hondureños:



La creación artística
El proyecto es un espacio de creación artística, en el sentido que desarrolla una pieza escénica contemporánea, a partir del tema de la utopía; integra artistas de diferentes disciplinas y genera lenguajes estéticos, como medios alternativos para la sensibilización y reflexión.








La participación Cultural, está planteada en dos vías: La consulta participativa y la vivencia estética.
Ambas consisten en el “desarrollo de espacios innovadores de expresión del pensamiento”. Se hace uso de lenguajes renovadores, contemporáneos y diversos; en donde la reflexión y el pensamiento crítico, vinculados a la significación estética, se vuelvan medios de sensibilización de actitudes, hacia la importancia de soñar nuevas y posibles realidades.